domingo, 19 de noviembre de 2017

Cubos y piratas






Llegaste sin preguntar...
Casi sin avisar, en un segundo caí en tus ojos. 
En el siguiente movimiento estaba hipnotizada.
Como las serpientes por la melodía, 
como un perro mirando burbujas en el aire.

Tus manos y los cuerpos, 
la tranquilidad y la confianza creada en un día,
 a través de el azul de tus ojos
y el rojo de mis latidos. 

Naturalidad entre sábanas 
libertad apresada en los labios 
y el tacto mágico entre mi música
y tus ojos. 
Y es que, esos ojos...

Suavidad y leve pasión que descoloca cada una de mis partes,
las libera entre amor y ternura, 
entre las manos perdidas me coges y me acostumbras, 
me derribas y deshaces 
como si tuvieses la clave para entrar.
Para quizás no volver a salir.

Esa libertad completa en la que nos enredamos 
en esa libertad incompleta de sentirte a ratos.

Es la luz que no encontré, que no aprese. 
que solo observo en la distancia
como el mejor oasis que me he encontrado 
entre tantas realidades.

Sanas, amas, escuchas y tratas.
Hace mucho que no había tesoros de este calibre
así vuelve a la vida el amor.
Amor de mil formas y maneras
amor entre guiños, manos atadas y abrazos completos.

Curaste sin quererlo, 
regalaste esperanza cuando solo intentabas sacar una sonrisa
las heridas han sanado un poco más rápido gracias a tus ojos, 
la mirada sincera y las risas más puras.

La poesía la pongo yo.
Te escribo en la espalda todo aquello que no quiero olvidar.
Te reservo la arena, las olas, salitre y mucho paraíso.
Te reservo mi espalda, mis clavículas y mi debilidad.
Siendo tú el que tiene la llave para todas esas claves, 
reservo nuestra libertad.
La guardo tras los abrazos inesperados 
y las palabras que me abrieron a tu realidad. 

Sentir. 








sábado, 21 de octubre de 2017

Volcán

La inactividad de un volcán no es algo fiable,
nunca se sabe cuando va a comenzar
cuando va a vibrar la tierra para dar paso
a una expansión de calor, de atmósferas,
de polvos y debilidad a la par que fuerza.

La inactividad no dice más que la espera
el momento pausado, el corazón palpitante
muy lento y quebradizo.



A la espera de la fuerza, de los elementos encontrados
la pasión alineada, los cuerpos entregados.
La furia contenida en dosis perfectas de coraje.
El paso ligero y la vergüenza escondida,
para acumular los vértices, 
las raíces, el tacto y la piel.

Tras ser los mil estados llegar a ti...
Encontrar todas las normas que me aten 
libremente a tu espalda
para poder estallar mil veces, 
para ser los contrastes más
incómodos...La tormenta y el aire.
El fuego y las cenizas.

Encontrar nuestras raíces, deslizar la lengua
para difuminar la piel, una mirada
y un huracán.

La inactividad paciente reciente y hermosa,
inquietante, y quizás perpetua, la paz dormida.
El alma en la piel y corazón en los zapatos.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Sirena




Mis pasos ligeros no llegan a encontrarte
y busco, miro, indago y descubro.
Observo y mantengo extraños debates internos,
entrelazo la existencia de un millón de posibilidades
y mis luces intermitentes buscan el peligro.

Neones sólo para mantenernos vivos...
Y sigo intentando saber qué aroma será 
el que guarde mis raíces.

Pierdo los rumbos mientras espero 
que la distancia se disipe...
Y camino a orillas del mar, para sentirte un poco más cerca.
Escucho las olas aún atrapada en mi cuarto
la brisa carcome mis paredes para 
hacerme sentir más libre,
esa libertad tan tuya, tan mía.

El miedo ante una tormenta, ante el mar desconocido
ante la calma presente que nunca será eterna.
Me planto en la arena, enterrando mis dedos para
no alejarme del escenario en el que marcados,
seguiremos las huellas, 
para destinar mis manos a tus pasos.
Para dejarme llevar por tus 
lunares y el desconocimiento
perfecto de tus labios en mi cuerpo.
El escenario de nuestra primavera,
entre mar y arena.
entre tú y yo.

sábado, 5 de agosto de 2017

Llorona








Cambiando de ciclos me encuentro entre las mismas espinas.
Se me cuelan los sentimientos por las rendijas que había tapado.

Cada una de las noches me dicta una nueva posibilidad 
que se borra al recordar tu nombre.
Y las lágrimas dibujan mis curvas, para que la tristeza sea mi mentora
como viene siendo desde hace tiempo..
No quiero más cercanía que la soledad firme, 
estática y permanente que me acompaña.
Esa que no daña, la que no hace de mis pupilas sangre en tus manos.
Perder el tiempo entregando realidad, tacto y momentos 
para que sean despreciados una y otra vez, de mil formas diferentes.

Estos tiempos no son los míos.
Este amor no me corresponde, el actual, el efímero.
No es mío.
No lo quiero.

Crezco y estallo mil bombas,  para que solo permanezca la verdad.
Y pocos pueden llegar a comprender los puntos 
que se desactivan cuando el tacto me cambia..
Y curtida por un par de arañazos, los amaneceres me parecen 
más bonitos, pero sigo queriendo la lejanía de lo verdadero.
Lo eterno está en otros lugares.
Lejos de mí, de mi ser y mis piernas.

Desactiva las bombas, aparta la tristeza, deforma mis miedos.
Música que calma, amansa mis ojos, mis palabras y el sentido.
Aturde, aturde todo lo que me rodea, y mi cama es la tumba más cercana.
La resurrección nunca fue tan recurrente, 
la tristeza tan bonita y la soledad tan fría.




viernes, 4 de agosto de 2017

Desencuentro


          
En el río todo pesa un poco menos, quizás después de los abrazos 
vacíos el alma se calma, las partes se adormecen frente 
al placebo que me condiciona. 
No esperaba tal momento ni tal dulzura.
Sopeso las ansias junto a la eterna 
muerte que se reduce a tu lado. 
Y el río corre, poco a poco llevando cada lágrima 
al destino perdido entre mi rostro, 
mis manos y la mirada escondida. 

Los ojos taladrados ante el e
espíritu de la desesperanza.
Llamando al caos y la desesperación apagada. 
Deconstruyo todas mis caras, todas mi alas 
con pedazos de mi nombre, 
para no dejar de recordar quién soy, 
para recapitular mis cuentos, mis ganas y mis manías.
Para no romper con todo lo que me mantiene 
en la línea de atención, en esa orilla del río...

Suelto las anclas sin estar convencida, 
sin saber por dónde volveré, 
ni si me sentiré nuevamente viva.
Lo más triste es aceptar que el vacío 
se llena con el mayor de mis pálpitos, 
ese sentimiento tan común y tan mitificado.

Amor.

Crear un mapa a través de mi cuerpo,
dar más vida a la tristeza, 
y ser la eterna compañera de los cuentos ya escritos. 
La sirena desencantada buscando las orillas 
a las que puede llegar sin corazón. 


                         


                         ---------- >  -----------


           "Todas mis mañanas amanecen arropadas con tu atardecer, 
              Tú te duermes en mi hoy, yo despierto en tu ayer, 
Cuando tengo que bajar, te dan ganas de subir, 
Yo quiero llegar, cuando tú te quieres ir. 
Todos los descubrimientos tienen 
muchas ganas de encontrarte
Hasta las estrellas usan telescopios pa´ buscarte, 
Dentro de los accidentes imprevistos y 
las posibilidades, eventualidades, choques estelares.

La casualidad de poder vernos se escapa, 
Somos diferentes cielos en un mismo mapa, 
Échale sal al café, no está mal ir a probar, 
Tenemos la misma sed, con distinto paladar. 
Y tú aquí y yo allá, 
Y yo aquí y tú allá. 

No hay señal de mis satélites, ni de tus astros, 
Tú pierdes mi rumbo, cuando yo pierdo tu rastro, 
Y aunque perder tus pasos sea parte de mi rutina, 
El suelo sonríe cada vez que tú caminas"

lunes, 24 de julio de 2017

Rodeo





Continuamos sanando los pasos del viento.
Dibuja en mi piel esos secretos, déjame ser la base.
Déjame ser el todo de la nada que estamos creando.

Deconstruyo lo que conozco para observar aún más.
Escríbeme, sorprende mis manos con tu mirada,
despierta en mi madrugada
quita mis capas, une tus miedos...

Busco la comparaciones para retratarte,
para dejar huella en mis letras con tu nombre.
Se me dan pocos recursos para ir encerrando
tus pupilas en mis jaulas.
Mis atardeceres se siguen dibujando sin ideas,
sin el temor que tienen mis manos de perder
lo que aún no tengo.

El miedo forma la realidad más cercana
y mis sentidos siguen pidiéndote, 
buscándote, imaginándote.
La poesía, los versos, todo se difumina
cuando intento rozar tus labios en 
el intento eterno de disipar las distancias.
A viva voz se recorre el filo de mi integridad
entre los deseos, la realidad, los sueños
y el temor tan constante del querer(te) o no querer(te).







martes, 9 de mayo de 2017

V




Apostarlo todo a la magia inexplicable siempre serán 
sueños descartados, mojados e inexistentes.
Apostar los ojos, el tacto y la memoria 
a la pequeña fantasía...Es conocer el viaje que vas a recorrer,
pero sin más, decidir arriesgarte.

Sin demora la apuesta se pierde 
la ilusión se disipa y el tiempo 
se lo lleva todo.
Con la misma frialdad de siempre,
con esa sensación tan conocida
tan compañera.
Amargura y aceptación.

Si apuestas arriesgas. 
Parto de la valentía del corazón 
encendido y de la pasión.
De esas pocas cosas que te permiten sentir 
de forma arrolladora.
Valentía es lo que siento cuando apuesto
mi corazón por la magia y mis ojos por tu cuerpo.

Me atrae de la misma forma 
el juego arriesgado al que alguien se enfrenta 
al cederme sus entresijos, sus defectos y sonrisas.

Sentir la valentía de un corazón sincero
el frescor de la calma, de la paz y el sentimiento de hogar.
Los roces cálidos y las palpitaciones al tiempo.
Recorrer el camino, destrozar los pasos, reinventar los sentidos
y escribir y describir la locura que trae el ser valiente.